miércoles, 22 de mayo de 2013

Liderazgo en la administración o la importancia de un buen lider.


"Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros". Lao Tzu, filósofo chino.
Si existiera un liderazgo ya fuera participativo, orientado a las personas o transformacional, la actualidad dentro de la administración seria completamente distinta, por lo menos a mi parecer.
Los liderazgos que hasta la fecha se han conocido han sido autocráticos, burocráticos o carismáticos, dependiendo de los niveles en que se han movido.
Los carismáticos han sido a nivel de equipos de trabajo, no existe una comunicación que acceda a otros niveles, se dan entre compañeros, que consideran a uno de ellos como el líder del equipo, lo que implica grandes dificultades por las posibles atribuciones que este se hace sobre el grupo de trabajo.
En cuanto al autocrático suela darte entre distintos niveles, “yo soy superior a ti y has de seguir la normas que yo impongo” cuantas veces hemos oído eso, y ¿creéis que eso impone?, con eso lo que se consigue es que el trabajador no crea en la organización.
Otros, con el burocrático por bandera, intentan que todo se realice de una forma ajustada a la ley, ¿pero los ciudadanos son maquinas o personas?, ¿no existen interpretaciones de la ley?, con estos liderazgos lo que ponemos en valor es una administración, cuadriculada e inamovible, en la que no existe empatía hacia el ciudadano, no comprende lo que este necesita y no es capaz de ver sus carencias.
Por eso yo, en mi humilde opinión, entiendo que el verdadero líder, dentro de la administración, ha de ser la cabeza de la misma, ha de plantearse que la participación de los trabajadores, el sentirse parte de la estructura y que consiga transformar la los trabajadores.
Yo insisto siempre en que el salario emocional, la comunicación y la empatía es parte importante dentro de la organización. Un líder capaz de ser empático, comunicativo y sepa dar a cada uno el verdadero valor que tiene, se convertirá en el faro que guíe a su trabajadores.
Lo contrario lleva a oír a compañeros que no sirve trabajar por que no pueden ver la recompensa, esto va haciendo mella, crea apatía. Para colmo solo hace falta leer los periódicos para comprobar que opinan de los trabajadores de la administración los mismos que se llaman gestores de ellos, mas desanimo, ¿si estos que se suponen que han de defenderlos nos ven así, que esperamos del resto de la sociedad?.
Por suerte, a pesar del desanimo, de las continuas amenazas contra el empleo publico, de la opinión que tienen los “supuestos gestores” de la administración, los trabajadores siguen levantándose y caminando. Aun estamos algunos que pensamos que esto vale la pena. Que intentamos crear una nueva administración con lideres que toman la última decisión, invitando a los miembros del equipo a contribuir con la toma de decisiones, aumentando la satisfacción del trabajador y potenciando el desarrollo de sus habilidades, motivándolos ya que se sienten parte de la misma, el salario emocional tan importante y tan despreciado. Orientar a las personas que componen el equipo, y considerando equipo cada parte de la estructura de la administración, creando una organización en la que la participación, la colaboración, la creatividad nos lleva directamente al desarrollo de las tareas como un hilo conductor. Este líder sirve de inspiración transmitiendo a su equipo una forma de ver que anima a conseguir los objetivos, además estos equipos sirven de apoyo al propio líder, buscando nuevas iniciativas y  agregar valor a la organización.

"Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar el autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr" Sam Walton.


"El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad". Warren Bennis.