lunes, 12 de agosto de 2013

El cambio

Si quieres cambiar al mundo, cámbiate un mismo ti.  Mahatma Gandhi (1869-1948)
Hace poco estuve leyendo un artículo de Amalio Rey,  dilemas de la gestión del cambio en 12 píldoras  .
Es cierto que no existe un tratamiento específico para el cambio, pero existe una forma importante para que el cambio sea efectivo y sea  interiorizada dentro de la organización la necesidad de ese cambio.
Si no se consigue que los trabajadores para sean conscientes de la esa necesidad todo aquello que intentemos serán papel mojado. Un buen planteamiento de marketing en el que se haga participe al trabajador y sí le considera como  parte importante de la gestión de la empresa. Es cierto que el mundo que yo me muevo eso es bastante difícil.
Reconocer los miedos que puede del original de ese cambio como algo posible y a la vez natural, insisto en que una buena comunicación y transparencia evitan gran cantidad de miedos y problemas a la hora de gestionar el cambio.
Cierto que los peores enemigos del cambio suele ser precisamente quien lo impulsa, ya que muchas veces vemos las acciones de forma sesgada, tenemos una idea fija de lo que queremos y de como lo queremos, sin dejar que el resto de la organización intervenga o no vemos con buenos ojos aquello que nosotros no hemos previsto.
Entiendo por eso que una buena comunicación, una mente abierta y tener claro que esto es un proceso de todos, que aunque seamos nosotros los que hemos puesto el punto de partida, es un trabajo de la organización, en el que se todos somos imprescindibles.
Nuestra tarea es aunar esfuerzos, hacer participes a los trabajadores y animar a formarnos para una actuación en conjunto que impulse a nuestra empresa hacia la visión de tenemos que de ella y que consiga la misión que tenemos.
En el caso del mercado que yo me muevo, es bastante complicado, ya que puede ser que la administración tenga dependencias en distintas zonas de la ciudad o incluso distintas provincias, para ello habremos de echar mano de las nuevas tecnologías, habilitar tanto correos electrónicos, plataformas de empleados, twitter, facebook, o de cualquier del otra plataforma que consideremos apropiada por la que nos hagan llegar aquellas dudas, preguntas, sugerencias o modos de real que nos sirvan para modernizar nuestras organizaciones, una vez que la hagamos mas asequible y mas cercana a los trabajadores. Hagamos de las nuevas tecnologías nuestras aliadas y no una barrera que impida la comunicación.

No que hay que olvidar para qué el cambio de las organizaciones sin que los trabajadores estén alineados a al cambio, este no se producirá.