miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Administración y Gestión por Competencias?

Últimamente leo mucho sobre la gestión por competencias, afianzo mis conocimientos y cada día me queda más claro que dicho modelo de gestión el mas idóneo para implantar dentro de una organización en la que, hasta el momento, no se ha hecho nada desde que se creó.
Cuando comparo otras organizaciones con la mía, comprendo que el funcionamiento de la misma viene determinado por el problema de cómo vemos nosotros mismos nuestra empresa.
Cada día miles de personas pasan por la administración, unos son trabajadores otros ciudadanos que acuden a ella para resolver problemas.
Los trabajadores en la actualidad, y gracias a Dios, cada día están mas concienciados de que su trabajo es muy importante para la ciudadanía e intentan realizarlo lo mejor posible. El problema más importante es que a nadie de las altas esferas, los que se encargan de coordinar las acciones y programar las políticas en materia de personal, se han parado a pensar cómo gestionar los recursos humanos, que son los trabajadores de la misma, y si se han parado a pensar solo en la reducción de costes.
Con la gestión de competencias, este pensamiento de reducción de costes, se vería actualizado y se gestionaría de forma optima los recursos humanos que la administración tiene.
No sé si me extralimito al decir, que nuestros fejes lo que tienen que pensar es en que la administración de un servicio de calidad al ciudadano y a la vez sea rentable, dentro de lo que la administración puede ser rentable. Si nos parasemos a plantear los objetivos de la administración, tener claro su misión y su visión, de forma unánime por todos los partidos, no que dependa del que en cada momento gobierne.

Pienso que la administración ha de ser un poder independiente del político de turno, donde la organización de los trabajadores ha de de depender de un planteamiento por objetivos y competencias, en el que se tengan claros los perfiles de los puestos y cada trabajador acceda al puesto por ser el más adecuado para cumplir con los perfiles exigidos para el mismo.
Si queremos arreglar la situación en la que vivimos es mejor ponernos manos a la obra y que de una vez por todas todos nos dejen a los que sabemos como gestionar los recursos humano hagamos un estudio de todos los puestos que componen la administración, realicemos una valoración de los puestos y asignemos las competencias a cada uno de los mismos. Posteriormente asignar a cada puesto la persona que sea más compatible para la realización de la funciones del mismo.
Con estas premisas conseguiremos: dar un buen servicio a la ciudadanía; que el ciudadano vea la administración como algo suyo y necesario; total transparencia de la administración; gestionar de forma optima los recursos, tanto humanos como materiales; una organización de la administración acorde con los tiempos y con las necesidades de la ciudadanía; aumentar la satisfacción de ser un trabajador de la misma, por el servicio que se presta;  que el ciudadano vea la administración como algo suyo y necesario; librar a la administración de la politización de la misma; tener un presupuesto equilibrado y perfectamente valorado.
Con una buena Gestión todos ganamos.