viernes, 7 de febrero de 2014

Diversidad y Administración

He tardado algún tiempo en volver ha escribir para el blog, la verdad que es que me he tomado unas pequeñas vacaciones.
Este tiempo me he dedicado a leer y relajar la mente de los continuos ataques que se sufre por el ambiente en que nos movemos la administración.
Entre los que he leído  me llamo la atención este La gestión de la diversidad,imprescindible para las empresas, y me pregunte, como siempre, ¿esto seria aplicable a la administración?
La verdad es que parte de esta gestión de la diversidad se ha producido siempre ya que la administración abarca zonas tan distintas dentro de la geografía nacional que el estar pendientes a las necesidades multiculturales y de distintas generaciones hace imprescindible en tener una mente abierta.
No es lo mismo la administración en mi tierra del sur –Andalucía- que en el norte -Galicia, Navarra…-, he incluso dentro de Andalucía no es lo mismo pertenecer a Córdoba que ha Almería. En cuanto a las diferencias generacionales tenemos exactamente los mismos problemas, no podemos tratar igual a una persona con 60 años que a otra con 22.
Aunque parece mentira, estos planteamientos no se ha parado nadie a pensar en que medida influye en la productividad o como se ha de transmitir las directrices a seguir para que todos los sectores, tanto geográficos como generacionales, tomen conciencia y acometan los cambios necesarios para conseguir los objetivos.
El caso más importante a destacar es sobretodo, a mí entender, el generacional. El lenguaje y la forma de comunicarse no es igual para todos. La implantación de las nuevas tecnologías, el uso de las redes sociales, los smartphone, etc.., con los que las generaciones mas nuevas se encuentran cómodos y  están completamente adaptados a sus uso pero que para las personas mas mayores pueden suponer una carga por su falta de “educación tecnológica”.
El no tener en cuenta en cada momento esto implica que podemos perder un capital humano muy importante, tanto por exceso como por defecto. Es imprescindible para la administración adaptarse a los cambios tecnológicos,. Vemos a diario que se pide el manejo de paquete Office, Internet, etc., y casi no se invierte en forma en estas nuevas tecnologías al personal que ya existe en la empresa. Cada vez mas la administración esta inmersa en las redes sociales, La Policía Nacional superaal FBI como el cuerpo deseguridad con más seguidores en Twitter, creando un nuevo perfil de trabajador.

La formación no solo ya para los trabajadores sino también para, como dice Anka Wittenberg responsable de integración y diversidad en SAP, “Al abrazar la diversidad y las diferencias entre las personas no sólo podemos hacer de SAP un lugar mejor para trabajar, sino impulsar nuestra innovación, servir mejor a nuestros clientes y ganar ventaja competitiva. Además, podemos respaldar un cambio social más amplio”. 
Poner en marcha estrategias para que los trabajadores de la administración através de las tutorías o los asesoramientos a empleados nuevos, la exposición de los empleados con un alto potencial a situaciones que afiancen e implemente sus capacidades, por supuesto todo ello acompañado de las herramientas tecnológicas que la sustente. Desplegar herramientas de colaboración entre los trabajadores para implementar su puesto y a la vez hacer del mismo una forma de relacionarse con los distintos trabajadores o también con las distintas administraciones, innovando en materia de comunicación, pero a la vez accesible para cada segmento de diversidad.
Al igual que en el resto de empresas, comparto totalmente lo del articulo que leí, las principales herramientas de la administración son los sistemas de Información de Recursos Humanos; el eLearning, la  videoconferencia, las herramientas de colaboración en entornos cloud y  las redes sociales empresariales.

Estas herramientas que normalmente usamos en nuestra vida privada, aquellos que nos manejamos con la tecnología, y que pueden ser aplicadas a la administración de unas forma barata y fácil, con una pequeña inversión en formación para aquellos que no están dentro del carro de las nuevas tecnologías.